Skip to content

Taxonomía web y su influencia en el SEO

En el SEO influyen muchos factores que tienen más sentido en el diseño web de lo que imaginas, un ejemplo de ello es la taxonomía web.

Tabla de contenido

Taxonomía web y su influencia en el SEO
¿Cómo influye la taxonomía web en la indexación de un sitio web? Este factor en el desarrollo web puede interferir de forma significativa en el posicionamiento SEO.

Si bien es cierto que la búsqueda de la perfección puede ser la peor herramienta inmediata a la hora de construir un sitio web, es algo por lo que los webmasters siempre estamos trabajando e intentando buscar.

La taxonomía es, en un sentido más general y profesional, la ciencia de la clasificación, es un esquema que dicta como debe estar estructurado y clasificado algo basándose en sus propias características. Y este concepto, llevado a nuestro sector, puede ser el impulsor principal de nuestro sitio web para que los usuarios la encuentren más intuitiva y fácil, aumentando el tiempo en nuestra página.

Dentro de esta perfección, un elemento que no podemos dejar de lado a la hora de la construcción del sitio web, es la taxonomía web. Un factor que influye tanto en la experiencia de usuario, como en el SEO de nuestro sitio.

¿Qué es la taxonomía web?

Definiremos entonces la taxonomía web como la organización lógica y coherente del contenido de un sitio web con el fin de crear una estructura que los usuarios puedan navegar por un sitio web de forma fluida y comprender su propósito. Crearemos, dentro de un sitio web, diferentes secciones y, en un blog, diferentes categorías, facilitando la visualización y localización del contenido.

La estructura de la URL está ligada directamente con la taxonomía web, siguiendo un orden específico según el contenido que se muestra en la página dentro de tu sitio web.

Pongamos como ejemplo que tu dominio principal es https://tudominioprincipal.com, y ofreces en tu empresa un servicio de masaje tailandés. Cuando el cliente entra en tu sitio web, si no dispones de una estructura lógica y ordenada, tendrías todo tu contenido mostrado en una sola página, lo que no favorece a su lectura, ni tampoco al SEO; sin embargo, si creas una página con el servicio estrella específico, por ejemplo, https://tudominioprincipal.com/masaje-tailandes, tendrás una página de fácil indexación en Google, con una mayor comprensión por parte del usuario, y con una estructura web correcta.

¿Por qué es importante la taxonomía web?

Una organización lógica de tu contenido, gracias a una planificación en la estrategia de contenido, puede cambiar significativamente como los usuarios interactúan con tu sitio web. Además, brindándoles esta facilidad a los usuarios, conseguirás que vean tu sitio web como una referencia, aumentando el tiempo que pasan en él y, con ello, mejorando la reputación de tu sitio web.

Una taxonomía web bien estructurada es crucial para tu estrategia SEO, ya que puede ayudar a entender mejor a los bots cómo se organiza tu sitio web. También, al conseguir tener un orden preestablecido, y como hemos comentado antes, los usuarios pasarán más tiempo en tu sitio web, de hecho, casi un 40% de los usuarios que acceden a tu sitio, pueden irse si tu taxonomía web es pobre.

Tipos de taxonomía web

Primeramente, debes conocer perfectamente tu buyer persona y tener una lista de palabras claves bien organizada según los servicios que ofreces. Al tratarse de una taxonomía, un sistema de clasificación, puedes llegar a pensar que la mejor forma de organizar tu contenido es mediante la importancia de este, de forma jerárquica. Sin embargo, esto no es así siempre, debes conocer cuáles son los distintos tipos de taxonomía web que existen para organizar tu contenido de la forma que mejor te convenga.

Taxonomía web plana

Taxonomías planas o impropias

Como puedes apreciar a continuación, las taxonomías no siempre tienen que ser jerárquicas. En esta ocasión puedes encontrar una taxonomía web donde todas sus categorías tienen la misma importancia o peso.

Es ideal para páginas que no disponen de demasiado contenido, organizada principalmente con una página general de servicios, contacto y alguna más. Los usuarios que visitan este tipo de sitio web no necesita mucho más que eso.

Taxonomías jerárquicas

Luego podrás encontrar la taxonomía jerárquica, que no es más que una disposición de categorías o temas organizados por su orden de importancia. Son más utilizadas comúnmente por sitios web que disponen de mucho contenido, dónde las categorías o temas superiores son mucho más extensos (Actualmente llamados Pilares).

Este tipo de organización estructural son mucho más específicas, permitiéndole al usuario navegar de forma más fluida entre las diferentes secciones o categorías, al igual que los robots de los motores de búsqueda.

Destacar que no debes tener demasiados niveles o categorías superiores, esto puede crear confusión ante tus usuarios r rastreadores de SEO.

Siguiendo esta temática, te recomendamos tener una estructura ancha y poco profunda antes que una estructura estrecha y muy profunda, disponer de una organización mucho más simple, permite disponer de un contenido mucho más fácil de encontrar.

Además, te recomendamos utilizar categorías o grupos únicos, con una estructura entendible por los usuarios, esto favorece considerablemente al SEO de tu sitio web separando el contenido en diferentes categorías y la temática es única en cada una de ellas.

Al construir tú listado palabras claves no te recomendamos construir las páginas basándote en esto, es mejor crear subgrupos de palabras claves en donde puedas crear una long-tail que abarque dicho grupo, estas long-tail serán las categorías principales de tu jerarquía.

Taxonomías de red

Taxonomía de red

La taxonomía de red no es más que una organización del contenido mediante la asociación o relación entre diferentes categorías. Si vas a construir un sitio web mediante esta taxonomía, te recordamos que la asociación debe ser básica y arbitraria, y a la vez tener un significado para el usuario.

Personalmente podemos decir que la taxonomía de red es muy útil y significativa para los usuarios, ya que pueden encontrar contenidos relacionados con el que están interesados y mantener el interés en el sitio web. Algunos ejemplos de su uso son:

  •  Artículos relacionados.
  •  Artículos más vistos.
  •  Artículos recientes.
  •  Te recomendamos…

Muchas plataformas de gestión de contenidos te permiten automatizar esta navegación, aunque te recomendamos tener cuidado y siempre verificar esta conexión.

Recuerda, la taxonomía de red no es para la navegación, ya que puede ser muy difícil de manejar para los usuarios, es más empleada junto con la taxonomía jerárquica en los artículos de blogs, por ejemplo.

Taxonomías de facetas

Taxonomía web de facetas

Puedes emplear la taxonomía de facetas cuando tienes múltiples contenidos o categorías para asignar, prometiéndole al usuario encontrar el contenido filtrando por diferentes características o atributos.

Para qué nos entiendas un poco mejor, piensa en una tienda online o una biblioteca online, cada artículo puede ser categorizado por tallas, colores, tamaños, fabricación, etc. Permitiendo a los usuarios realizar una búsqueda también mediante estas características además de por la categoría a la que pertenece el artículo.

Mejores prácticas para crear una taxonomía web

Actualmente es imprescindible llamar la atención tanto de usuarios como de rastreadores SEO, ambos prefieren la utilidad, a un contenido sin demasiada relevancia. La taxonomía web puede parecer bastante clara, pero te dejamos algunas recomendaciones para tener una taxonomía web exitosa.

Define tu audiencia

Tal como pasa en cualquier estrategia de marketing es imprescindible conocer tu usuario ideal.

¿Quién visita tu sitio web? ¿Qué le llama la atención? ¿Por qué y cómo encontraron tu sitio web? Todos los detalles que te permitan entender mejor a tu usuario, crear tu buyer persona y diseñar tu sitio web acorde a ellos.

Keyword research

Después de conocer a tu audiencia principal es necesario crearles el contenido que realmente les interesa.

Para ello debes realizar una búsqueda de palabras claves que te permite crear tanto el contenido como las categorías principales. En el siguiente artículo te dejamos algunas recomendaciones y sitios web de referencia para realizar esta búsqueda correctamente.

La persistencia

Esta es una de las condiciones más importantes para el SEO, ya que a los motores de búsqueda les gustan las novedades, actualizaciones y la organización.

Por esta razón siempre te vamos a recomendar la creación de un blog corporativo, permitiendo actualizar constantemente las diferentes categorías principales. Obtendrás más notoriedad y conseguirás interesar a los usuarios en todo el viaje del cliente.

Lo simple es lo más relevante

Intenta mantener la simpleza tanto en las categorías, subcategorías y el contenido de tu sitio web. Te permitirá enfocarte en el tema o categoría específica consiguiendo que la taxonomía tenga relevancia desde su origen. Recuerda, menos es más.

Esto no quiere decir que la relevancia tenga que estar baja, sino, que debe estar acorde con el contenido que estás mostrando. Una categoría principal tiene que ser extensa y ordenada, y todas las temáticas relativas a esta deben tener relación con ella. Manteniendo así una simpleza en la taxonomía.

Piensa en el crecimiento de tu empresa

La taxonomía web debe poder cambiar según escala tu empresa. De modo que, sí amplias tu cartera de servicios, éstos también los puedes agregar a la taxonomía principal. Teniendo siempre en cuenta no sobrecargar de categorías y subcategorías tu sitio web y asegurándote que puedes tener una especialización en el nuevo grupo.

Dedícale tiempo a la taxonomía web

Recuerda que el crear y mantener una exitosa taxonomía web qué sea útil para los usuarios y los motores de búsqueda es esencial en cualquier estrategia de marketing. Es una de los principales factores que debes optimizar en cualquier campaña SEO, qué te permitirá indexar tu sitio web mucho más rápido y eficientemente, y dedicarte a otros aspectos del SEO.

Compártelo y difunde

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Entradas recomendadas