Marketing emocional

Todos estamos de acuerdo en que las emociones son el motor que mueve el mundo y desde los inicios de la Revolución Industrial el marketing y la publicidad han sabido sacar partido de ello tratando de vender sus productos o servicios apelando a la satisfacción emocional y ofreciéndote aquello que necesitabas para realmente ser feliz.

Los tiempos han ido cambiando; la tecnología acaba siempre avanzando, imparable. Las nuevas herramientas y entornos digitales y virtuales permiten una fragmentación del público objetivo y una híper segmentación sin precedentes. Pero, en muchas ocasiones, lo que encuentras detrás es el más absoluto vacío. El dato está bien, pero el consumidor no puede reducirse a ser un número, seguimos siendo personas, nos sigue moviendo lo mismo. El marketing emocional es el flechazo para enamorar al consumidor.

Hoy en día es fácil medir los likes, pero no el amor

Es necesario dar el paso de la publicidad de la razón a la publicidad de la emoción, y lograr de este modo ocupar la percepción en el recuerdo del consumidor. Es aquí donde el marketing emocional puede hacer un buen uso de las imágenes, la música y componentes multimedia necesarios para suscitar las emociones así como una buena historia que sustente todo el discurso publicitario, lo que en publicidad conocemos como el storytelling, un recurso que siempre ha funcionado y nos permite recuperar el arte de contar historias que envuelvan a nuestro producto.

El storytelling a partir del marketing de contenidos genera una emoción y deja una huella en la memoria de nuestro target, haciendo que el consumidor esté disponible para escuchar tu mensaje.  Podemos encontrar muchos ejemplos de marcas, grandes o pequeñas, que lo saben hacer muy bien; pero otras muchas lanzan mensajes vacíos, sin razón, sin causa, sin fondo o robotizadas.  Cuando una historia es buena no importa dónde empieza porque acaba en todos lados.

Incluso, en muchas ocasiones no hay necesidad de inventar historias, el mundo está lleno de sucesos asombrosos, experiencias de personas, vivencias, basta con mostrarlas. Todas las marcas tienen algo que contar, todas las marcas tienen detrás personas que sienten como personas y, por tanto, conocen los caminos para llegar al corazón del consumidor. El marketing emocional sólo consiste en conectar historias de personas con personas.

Tres tipos de marketing emocional

Solemos encontrar tres clases de marketing emocional:

  1. Apelando a la felicidad: Recurso muy utilizado en periodos de crisis cuando la gente esta más triste o estresada. Las marcas tienen la misión de transmitir felicidad y sensaciones positivas con sus productos.
  2. Apelando a la nostalgia: Atrayendo a la mente del consumir recuerdos del pasado que dejó un sentimiento de agrado y una conexión emotiva. Este tipo de marketing esta cobrando cada vez más y más fuerza en nuestro periodo actual donde logran triunfar muchos productos donde precisamente apelan al recuerdo del pasado o la niñez de los consumidores.
  3. Apelando al miedo:  Un sentimiento clave en las estrategias de marketing que apelan a la supervivencia, al estado de alerta creando además un sentimiento de urgencia. Este tipo de marketing lo suelen utilizar mucho los seguros, productos farmacéuticos, productos dentales o productos para bebés, pero también lo encontramos en productos con edición limitada que te crean el sentimiento de que debes realizar una compra cuanto antes porque se agotarán las existencias.

Back to basics

Es necesario pasar de la publicidad de la razón a la publicidad de la emoción, cada vez más, las campañas estén enfocadas a la venta, dejando pocos recursos para poner en valor la marcaEl branding es necesario para que no nos olviden. Estamos ya a las puertas de la creatividad personalizada: con la creación de los perfiles híper detallados, la capacidad de las marcas de tocar el corazón va a ser mayor. Mientras tanto, atengámonos a lo que siempre funcionó: lanzar un mensaje que conecte con el global y que logre que cada individuo lo interprete a su manera y lo haga suyo. El marketing pide emoción. La emoción nos mueve… también a comprarla.

¿Estas pensando en poner en marcha una campaña basada en el marketing emocional o el rediseño del branding de tu empresa para generar un mayor y mejor recuerdo en la mente del consumidor? Contacta con Feedback Studios y entraremos la idea que necesita tu marca.

Entradas recomendadas